Seleccionar página
A quién no le gusta fotografiar una montaña mientras se llena los pulmones de aire puro. Pero si además se combina con una aventura, gente cercana y un ambiente invernal, la nota roza el diez.

No solo es la esencia de la escena lo que hay que captar, una montaña es tan traicionera para el que decide esquiarla como para el que decide fotografiarlo. Por eso no se puede contar con cualquiera en estas situaciones. Es entonces cuando el objetivo está a merced de la experiencia y no basta con tener el último modelo de cámara. No solo la experiencia en fotografía, sino en montaña.

Juan Aizpuru

En las puertas del cielo. Juan Aizpuru

Una buena combinación de ambas puede dar como resultado un gran apoyo en forma de contenido para poder documentar las escapadas. Aprender a buscar un poco más allá de lo evidente a la hora de fotografiar una escena, es lo que marca la diferencia cuando acaba el día y se revisan las imágenes.

Las condiciones atmosféricas invernales, hacen posible recorrer algunos entornos de media y alta montaña para hacer capturas en condiciones adversas que pueden no repetirse con el paso del tiempo. Es entonces cuando la picardía y la experiencia juegan el papel más importante. El mero hecho de tener que fotografiar la acción desde un sitio cercano sin dejar rastro a veces es complicado.

Juan Aizpuru

Juan Aizpuru

Los años de experiencia son importantes a la hora de cubrir cualquier disciplina deportiva, especialmente la alta montaña y el freeride, captando los momentos más importantes de la actividad.

Nosotros confiamos en Juan Aizpuru Photo Mountain, la seguridad es lo más importante a la hora de transmitir nuestras pasiones, la experiencia y la profesionalidad en este ámbito, nos hace sentirnos cómodos en todo tipo de terrenos para llegar a tener imágenes de lo que parece imposible.

En los días importantes que queremos compartir en la montaña experiencias, para lograr un reportaje es un seguro.